We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. (More information)

J'accepte

News

1499329101

‘AT LAST!’, DE ETTA JAMES: UNA FUENTE DE CLÁSICOS

No es muy frecuente que una estrella universalmente admirada sea conocida sobre todo por su álbum de debut. Pero esto es exactamente lo que sucede con Etta James y su trabajo de 1960 'At Last!'. Hay una explicación, y es una explicación muy simple: 'At Last! es un clásico excepcional. Una fuente de clásicos, y un disco imprescindible en la colección de cualquier amante de la música.


Click here

Después de una dura infancia –que incluyó diversos padres adoptivos y maestros abusivos–, de un aprendizaje en el coro de una iglesia baptista y de algunas colaboraciones con estrellas emergentes como Little Richard, Etta James –nacida como Jamesetta Hawkins en 1938– fue contratada por Chess Records en 1960, en lo que fue una apuesta personal del cofundador del sello Leonard Chess. Vio en Etta no sólo una voz potente y privilegiada, sino también la suficiente versatilidad como para destacar por igual en muchos estilos diferentes. Y no se equivocaba.

Ese mismo año, Etta debutó con 'At Last!', que contiene una amplia variedad de material que va del blues al soul, de standards del jazz –como ‘Stormy Weather’- al R&B, e incluso algunas adiciones comerciales en forma de arreglos orquestales. No fue un éxito instantáneo, pero ahora es aclamado como un clásico inmortal. Por muchas razones.

Una de estas razones es la presencia de éxitos como ''I Just Want To Make Love To You' o 'Tough Mary'. Otra es la asombrosa capacidad de James para cambiar de registro, pasando del más áspero grito blues a un fraseo sutil. Todo ello, manteniendo siempre la intensidad al máximo nivel. Un clásico esencial. Más aún, una fuente de clásicos esenciales. Como prueba, sólo hay que fijarse en que casi todos los temas de 'At Last!', revisitados incontables veces por incontables artistas desde 1960, siguen siendo hoy en día conocidos sobre todo por sus versiones originales de Etta James.


Click here

Además, recomendamos una reedición muy especial -y limitada- de este maravilloso álbum, presentada en vinilo de alta calidad de 180g, con portada gatefold ilustrada con imágenes del gran fotógrafo francés Jean-Pierre Leloir. Un 'must'. Disponible ya en nuestra tienda.

1499329101

‘AT LAST!’, DE ETTA JAMES: UNA FUENTE DE CLÁSICOS

No es muy frecuente que una estrella universalmente admirada sea conocida sobre todo por su álbum de debut. Pero esto es exactamente lo que sucede con Etta James y su trabajo de 1960 'At Last!'. Hay una explicación, y es una explicación muy simple: 'At Last! es un clásico excepcional. Una fuente de clásicos, y un disco imprescindible en la colección de cualquier amante de la música.


Click here

Después de una dura infancia –que incluyó diversos padres adoptivos y maestros abusivos–, de un aprendizaje en el coro de una iglesia baptista y de algunas colaboraciones con estrellas emergentes como Little Richard, Etta James –nacida como Jamesetta Hawkins en 1938– fue contratada por Chess Records en 1960, en lo que fue una apuesta personal del cofundador del sello Leonard Chess. Vio en Etta no sólo una voz potente y privilegiada, sino también la suficiente versatilidad como para destacar por igual en muchos estilos diferentes. Y no se equivocaba.

Ese mismo año, Etta debutó con 'At Last!', que contiene una amplia variedad de material que va del blues al soul, de standards del jazz –como ‘Stormy Weather’- al R&B, e incluso algunas adiciones comerciales en forma de arreglos orquestales. No fue un éxito instantáneo, pero ahora es aclamado como un clásico inmortal. Por muchas razones.

Una de estas razones es la presencia de éxitos como ''I Just Want To Make Love To You' o 'Tough Mary'. Otra es la asombrosa capacidad de James para cambiar de registro, pasando del más áspero grito blues a un fraseo sutil. Todo ello, manteniendo siempre la intensidad al máximo nivel. Un clásico esencial. Más aún, una fuente de clásicos esenciales. Como prueba, sólo hay que fijarse en que casi todos los temas de 'At Last!', revisitados incontables veces por incontables artistas desde 1960, siguen siendo hoy en día conocidos sobre todo por sus versiones originales de Etta James.


Click here

Además, recomendamos una reedición muy especial -y limitada- de este maravilloso álbum, presentada en vinilo de alta calidad de 180g, con portada gatefold ilustrada con imágenes del gran fotógrafo francés Jean-Pierre Leloir. Un 'must'. Disponible ya en nuestra tienda.

1499329101

‘AT LAST!’, DE ETTA JAMES: UNA FUENTE DE CLÁSICOS

No es muy frecuente que una estrella universalmente admirada sea conocida sobre todo por su álbum de debut. Pero esto es exactamente lo que sucede con Etta James y su trabajo de 1960 'At Last!'. Hay una explicación, y es una explicación muy simple: 'At Last! es un clásico excepcional. Una fuente de clásicos, y un disco imprescindible en la colección de cualquier amante de la música.


Click here

Después de una dura infancia –que incluyó diversos padres adoptivos y maestros abusivos–, de un aprendizaje en el coro de una iglesia baptista y de algunas colaboraciones con estrellas emergentes como Little Richard, Etta James –nacida como Jamesetta Hawkins en 1938– fue contratada por Chess Records en 1960, en lo que fue una apuesta personal del cofundador del sello Leonard Chess. Vio en Etta no sólo una voz potente y privilegiada, sino también la suficiente versatilidad como para destacar por igual en muchos estilos diferentes. Y no se equivocaba.

Ese mismo año, Etta debutó con 'At Last!', que contiene una amplia variedad de material que va del blues al soul, de standards del jazz –como ‘Stormy Weather’- al R&B, e incluso algunas adiciones comerciales en forma de arreglos orquestales. No fue un éxito instantáneo, pero ahora es aclamado como un clásico inmortal. Por muchas razones.

Una de estas razones es la presencia de éxitos como ''I Just Want To Make Love To You' o 'Tough Mary'. Otra es la asombrosa capacidad de James para cambiar de registro, pasando del más áspero grito blues a un fraseo sutil. Todo ello, manteniendo siempre la intensidad al máximo nivel. Un clásico esencial. Más aún, una fuente de clásicos esenciales. Como prueba, sólo hay que fijarse en que casi todos los temas de 'At Last!', revisitados incontables veces por incontables artistas desde 1960, siguen siendo hoy en día conocidos sobre todo por sus versiones originales de Etta James.


Click here

Además, recomendamos una reedición muy especial -y limitada- de este maravilloso álbum, presentada en vinilo de alta calidad de 180g, con portada gatefold ilustrada con imágenes del gran fotógrafo francés Jean-Pierre Leloir. Un 'must'. Disponible ya en nuestra tienda.

1499329101

‘AT LAST!’, DE ETTA JAMES: UNA FUENTE DE CLÁSICOS

No es muy frecuente que una estrella universalmente admirada sea conocida sobre todo por su álbum de debut. Pero esto es exactamente lo que sucede con Etta James y su trabajo de 1960 'At Last!'. Hay una explicación, y es una explicación muy simple: 'At Last! es un clásico excepcional. Una fuente de clásicos, y un disco imprescindible en la colección de cualquier amante de la música.


Click here

Después de una dura infancia –que incluyó diversos padres adoptivos y maestros abusivos–, de un aprendizaje en el coro de una iglesia baptista y de algunas colaboraciones con estrellas emergentes como Little Richard, Etta James –nacida como Jamesetta Hawkins en 1938– fue contratada por Chess Records en 1960, en lo que fue una apuesta personal del cofundador del sello Leonard Chess. Vio en Etta no sólo una voz potente y privilegiada, sino también la suficiente versatilidad como para destacar por igual en muchos estilos diferentes. Y no se equivocaba.

Ese mismo año, Etta debutó con 'At Last!', que contiene una amplia variedad de material que va del blues al soul, de standards del jazz –como ‘Stormy Weather’- al R&B, e incluso algunas adiciones comerciales en forma de arreglos orquestales. No fue un éxito instantáneo, pero ahora es aclamado como un clásico inmortal. Por muchas razones.

Una de estas razones es la presencia de éxitos como ''I Just Want To Make Love To You' o 'Tough Mary'. Otra es la asombrosa capacidad de James para cambiar de registro, pasando del más áspero grito blues a un fraseo sutil. Todo ello, manteniendo siempre la intensidad al máximo nivel. Un clásico esencial. Más aún, una fuente de clásicos esenciales. Como prueba, sólo hay que fijarse en que casi todos los temas de 'At Last!', revisitados incontables veces por incontables artistas desde 1960, siguen siendo hoy en día conocidos sobre todo por sus versiones originales de Etta James.


Click here

Además, recomendamos una reedición muy especial -y limitada- de este maravilloso álbum, presentada en vinilo de alta calidad de 180g, con portada gatefold ilustrada con imágenes del gran fotógrafo francés Jean-Pierre Leloir. Un 'must'. Disponible ya en nuestra tienda.

1499155857

JOHN LEWIS ES ELEGANCIA

Escuchad (por ejemplo) '2 Degrees East, 3 Degrees West'. Elegancia, minimalismo, en esta clásica melodía de John Lewis. Y es esa elegancia la que ahora revisita, con un enfoque contemporáneo, The Jazz At Lincoln Center Orquesta With Wynton Marsalis, con el gran pianista Jon Batiste como estrella invitada.


Click here

John Lewis (1920-2011), especialmente conocido por su labor al frente del Modern Jazz Quartet, fue un más que virtuoso pianista, con formación en música clásica, que destacó por su estilo límpido y austero en las 88 teclas. Tocó junto a monstruos como Dizzy Gillespie, Charlie Parker o Miles Davis. Pero hoy en día su legado es probablemente más importante como compositor, con toneladas de maravillosos, sofisticados, profusamente arreglados y (por supuesto) elegantes temas.


Click here

Grabado en vivo durante un concierto en el Rose Theatre de Nueva York (con todas las entradas agotadas), este álbum nos trae una interpretación moderna de una docena de las más emblemáticas composiciones de Lewis. Incluyendo maravillas como 'Django', 'Two Bass Hit' o 'Delaunay's Dilemma'.

"Poneos el disco, escuchadlo con los ojos cerrados, y echad a rodar la imaginación", dejó dicho Jon Batiste sobre este álbum. Así que vamos a dejar de hablar y vamos a hacer exactamente eso.

1498811180

UNA VELADA ÍNTIMA CON DIANA KRALL

Seda. Susurro. Suave. Tierno. Pensad en estas palabras y tendréis una precisa imagen del nuevo trabajo de Diana Krall, una colección de muy conocidos standards recogidos bajo un más que sugerente nombre: 'Turn Up The Quiet'.

El álbum, compuesto casi por completo por baladas, repite la exitosa fórmula que Krall encontró hace exactamente 20 años, con su ‘Love Scenes’, que puso a la cantante y pianista canadiense en la escena internacional: versiones de standards universalmente reconocidos en un envoltorio de lujo, aliñados con su voz grave y suave al mismo tiempo.


Click here

Para la ocasión, Krall ha colaborado de nuevo con Tommy LiPuma, que también produjo los primeros éxitos comerciales de la artista, y que da a la interpretación de Krall su característica suavidad. Y que lamentablemente falleció poco después del lanzamiento del álbum.

El disco, disponible en nuestra tienda en formatos LP y CD, presenta una docena de canciones maravillosas, incluyendo 'Night And Day', de Cole Porter –el primer sencillo, de hecho–, 'Blue Skies', de Irving Berlin o 'Dream', de Johnny Mercer. Una colección de clásicos fuera de toda duda, grabados con músicos de primer nivel como Marc Ribot, Russel Malone, Christian McBride, John Clayton y Jeff Hamilton.

"A veces sólo hay que subir el volumen de lo silencioso para escucharlo un poco mejor", ha dicho Krall sobre su trabajo. Un álbum con el que Krall vuelve al jazz después de unos años moviéndose por el mundo del pop. Un regreso a los clásicos, una apuesta segura. Y una compra segura también. Porque ¿quién puede ser mejor –y más efectivo– que una calmada Krall para una velada íntima y prometedora con esa persona especial?

1498811180

UNA VELADA ÍNTIMA CON DIANA KRALL

Seda. Susurro. Suave. Tierno. Pensad en estas palabras y tendréis una precisa imagen del nuevo trabajo de Diana Krall, una colección de muy conocidos standards recogidos bajo un más que sugerente nombre: 'Turn Up The Quiet'.

El álbum, compuesto casi por completo por baladas, repite la exitosa fórmula que Krall encontró hace exactamente 20 años, con su ‘Love Scenes’, que puso a la cantante y pianista canadiense en la escena internacional: versiones de standards universalmente reconocidos en un envoltorio de lujo, aliñados con su voz grave y suave al mismo tiempo.


Click here

Para la ocasión, Krall ha colaborado de nuevo con Tommy LiPuma, que también produjo los primeros éxitos comerciales de la artista, y que da a la interpretación de Krall su característica suavidad. Y que lamentablemente falleció poco después del lanzamiento del álbum.

El disco, disponible en nuestra tienda en formatos LP y CD, presenta una docena de canciones maravillosas, incluyendo 'Night And Day', de Cole Porter –el primer sencillo, de hecho–, 'Blue Skies', de Irving Berlin o 'Dream', de Johnny Mercer. Una colección de clásicos fuera de toda duda, grabados con músicos de primer nivel como Marc Ribot, Russel Malone, Christian McBride, John Clayton y Jeff Hamilton.

"A veces sólo hay que subir el volumen de lo silencioso para escucharlo un poco mejor", ha dicho Krall sobre su trabajo. Un álbum con el que Krall vuelve al jazz después de unos años moviéndose por el mundo del pop. Un regreso a los clásicos, una apuesta segura. Y una compra segura también. Porque ¿quién puede ser mejor –y más efectivo– que una calmada Krall para una velada íntima y prometedora con esa persona especial?

1498457100

TOMASZ STAŃKO, SU NUEVO ÁLBUM EN ECM Y SU VOLUNTAD

El trompetista Tomasz Stanko tiene una historia interesante. Por su música, por supuesto, pero también por su fuerza de voluntad. Y continúa produciendo una excelente música a sus 74 años, como demuestra sin duda alguna este ‘December Avenue’..


Click here

El pionero polaco ha ido construyéndose una sólida carrera desde los años 60. Primero, en su propio país, junto a la gran estrella local, el pianista Krzysztof Komeda. Luego, desde los años 80, en el panorama internacional del jazz, siempre moviéndose en territorios de vanguardia. Stańko es también un nombre recurrente en el catálogo ECM, donde ha publicado numerosos álbumes desde su 'Balladyna' de 1976. Incluyendo este último.

Ahora Stańko, con sus "amigos de Nueva York" –como los llama en el video promocional– David Virelles al piano, Reuben Rogers al bajo y Gerard Cleaver a la batería, presenta una nueva muestra de su cerebral, pero a la vez enérgico avant-swing. También deja espacio para la improvisación a los jóvenes miembros de su banda, que abren el reflexivo sonido de Stańko para equilibrar todo el conjunto.


Click here

Y no nos olvidamos de hablar de la fuerza de voluntad de Stańko. Perdió sus dientes naturales durante los años 90, después de años de abuso de drogas. Aunque se puso unos nuevos, eso es una mala noticia para cualquiera, y terrible para un trompetista, forzado a encontrar una nueva embocadura. Muchos músicos no consiguen recuperar un sonido satisfactorio tras tal experiencia. Stańko lo hizo, después de horas y horas de práctica monótona y aburrida, como si fuera de nuevo un joven estudiante. Por eso puede deleitarnos hoy con 'December Avenue'.

1497857614

RICHIE COLE TOCA BALADAS POR CASUALIDAD

¿Richie Cole tocando baladas? ¿Un álbum de Richie Cole lleno de viejas melodías en tiempos lentos? ¿En serio? Sí, por primera vez. En un disco casi imposible de encontrar en Europa. Y lo tenemos nosotros.


Click here

A veces la belleza se produce por casualidad. En septiembre de 2015, Richie Cole se encontró en una situación inesperada. Había reservado el estudio para grabar unas sesiones, pero su sección de viento al completo tuvo que marchar a un bolo. ¿Qué hacer con el tiempo de estudio –ya pagado– que sobraba? "Bueno, vamos a probar con algunas baladas ..."


Click here

Un álbum inesperado, una joya no planeada. Richie Cole, uno de los músicos de jazz más enérgicos de las últimas décadas, que se hizo famoso por sus habilidades en la improvisación y por su característico "alto sax madness" -de hecho, formó la Alto Madness Orchestra durante los años 90-, tocando baladas suavemente, en el más clásico y ortodoxo estilo.

Tal vez por esas circunstancias imprevistas, brotó la magia en el estudio. Cole y su banda -la mitad de su banda, con Eric Susoeff a la guitarra, Mark Perna al bajo y Vince Taglieri a la batería- sólo necesitaron una toma para cada canción. Once temas, incluyendo viejos clásicos como 'Spring Can Really Hang You Up The Most' o 'Bewitched, Bothered And Bewildered'. Un álbum imprescindible para todos los fans de Cole, pero también para cualquier buen amante del jazz.

1497514188

ITALIA. JAZZ. CINE

Italia siempre ha sido un país importante en el jazz. Italia siempre ha sido un país importante en el cine. Combinemos ambos hechos, y tendremos una maravilla como 'Jazz in Italian Cinema'.


Click here

Esta cuidada recopilación reúne algunas de las canciones más características compuestas en los años 50 y 60 el cine italiano. La mayoría de ellos, por los tres principales compositores de Cinecittà, Piero Umiliani, Piero Piccioni y Armando Trovajoli, junto a destacados músicos de jazz como Sandro Brugnolini o Giorgio Gaslini.

Grandes canciones de grandes películas. Como el clásico de Michelangelo Antonioni, 'La notte', como el éxito popular que fue 'I soliti ignoti' –protagonizado por un auténtico póker de ases: Marcello Mastroianni, Vittorio Gassman, Claudia Cardinale y Totò– o como su secuela, 'Audace colpo dei soliti ignoti'. Una de las melodías seleccionadas de esta película, de hecho, incluye algunos exquisitos solos de trompeta de Chet Baker, en esa época un visitante habitual de tierras italianas.

Todo lo anterior hace de 'Jazz in Italian Cinema' un álbum más que interesante. Pero eso no es todo. El LP se presenta en un lujoso vinilo de 180g, con todas las canciones remasterizadas, e incluye extensas notas escritas por los expertos Selwyn Harris y Francesco Martinelli.

1497255320

CUATRO JOYAS INÉDITAS DE LOS PRIMEROS TIEMPOS DE ENJA

¿Qué tal un poco de Enja? Para precisar más, ¿qué tal de algunas grabaciones en vivo inéditas y tempranas –pero a la vez nuevas–, de Enja? Eso es exactamente lo que os proponemos ahora, una joya para todos los coleccionistas y amantes de este emblemático sello alemán.


Click here

Enja Records empezó a andar en Munich en 1971, y desde entonces el sello se ha ganado un merecido prestigio con un enorme y ecléctico catálogo. En sus primeros años, publicando a algunos de los más interesantes músicos estadounidenses en Europa, como Archie Shepp, Ben Webster o Mal Waldron, junto a muchos artistas europeos y japoneses. Y recientemente la marca se ha abierto a otros territorios más allá del jazz, aunque el jazz sigue siendo el principal atractivo de la compañía.

En este set de cuatro CD, presentamos cuatro conciertos en directo –y previamente inéditos– de cuatro artistas diferentes, grabados entre 1968 y 1978, un período especialmente interesante para el jazz en Europa. El primer CD es una actuación en vivo de 1968 del saxofón alto Pony Poindexter, acompañado por Benny Bailey a la trompeta. El segundo es un concierto de 1975 de un quinteto liderado por el trombonista Frank Rosolino –que murió trágicamente solo tres años más tarde–. El tercer CD se compone de un concierto de 1972 del pianista austríaco Fritz Pauer, con Erich Bachtraegl y Joe Harris a la batería y Jimmy Woode al bajo. Todas estas tres sesiones tuvieron lugar en el club propio de Enja e Munich, Domicile. El último CD, probablemente la joya de este set, es un concierto de 1978 del cuarteto de Art Farmer en el Luitpold Halle de Rosenheim, con Gerd Francesconi al piano, Günter Lenz al bajo y Billie Brooks a la batería.

Todos estos nombres son sinónimo de calidad. Además, ninguna de las cuatro actuaciones en vivo se había publicado aún. Y los cuatro CD se han remasterizado a partir de las cintas originales, por lo que presentan una excelente calidad de sonido. Una joya.

1497255320

CUATRO JOYAS INÉDITAS DE LOS PRIMEROS TIEMPOS DE ENJA

¿Qué tal un poco de Enja? Para precisar más, ¿qué tal de algunas grabaciones en vivo inéditas y tempranas –pero a la vez nuevas–, de Enja? Eso es exactamente lo que os proponemos ahora, una joya para todos los coleccionistas y amantes de este emblemático sello alemán.


Click here

Enja Records empezó a andar en Munich en 1971, y desde entonces el sello se ha ganado un merecido prestigio con un enorme y ecléctico catálogo. En sus primeros años, publicando a algunos de los más interesantes músicos estadounidenses en Europa, como Archie Shepp, Ben Webster o Mal Waldron, junto a muchos artistas europeos y japoneses. Y recientemente la marca se ha abierto a otros territorios más allá del jazz, aunque el jazz sigue siendo el principal atractivo de la compañía.

En este set de cuatro CD, presentamos cuatro conciertos en directo –y previamente inéditos– de cuatro artistas diferentes, grabados entre 1968 y 1978, un período especialmente interesante para el jazz en Europa. El primer CD es una actuación en vivo de 1968 del saxofón alto Pony Poindexter, acompañado por Benny Bailey a la trompeta. El segundo es un concierto de 1975 de un quinteto liderado por el trombonista Frank Rosolino –que murió trágicamente solo tres años más tarde–. El tercer CD se compone de un concierto de 1972 del pianista austríaco Fritz Pauer, con Erich Bachtraegl y Joe Harris a la batería y Jimmy Woode al bajo. Todas estas tres sesiones tuvieron lugar en el club propio de Enja e Munich, Domicile. El último CD, probablemente la joya de este set, es un concierto de 1978 del cuarteto de Art Farmer en el Luitpold Halle de Rosenheim, con Gerd Francesconi al piano, Günter Lenz al bajo y Billie Brooks a la batería.

Todos estos nombres son sinónimo de calidad. Además, ninguna de las cuatro actuaciones en vivo se había publicado aún. Y los cuatro CD se han remasterizado a partir de las cintas originales, por lo que presentan una excelente calidad de sonido. Una joya.

1497255320

CUATRO JOYAS INÉDITAS DE LOS PRIMEROS TIEMPOS DE ENJA

¿Qué tal un poco de Enja? Para precisar más, ¿qué tal de algunas grabaciones en vivo inéditas y tempranas –pero a la vez nuevas–, de Enja? Eso es exactamente lo que os proponemos ahora, una joya para todos los coleccionistas y amantes de este emblemático sello alemán.


Click here

Enja Records empezó a andar en Munich en 1971, y desde entonces el sello se ha ganado un merecido prestigio con un enorme y ecléctico catálogo. En sus primeros años, publicando a algunos de los más interesantes músicos estadounidenses en Europa, como Archie Shepp, Ben Webster o Mal Waldron, junto a muchos artistas europeos y japoneses. Y recientemente la marca se ha abierto a otros territorios más allá del jazz, aunque el jazz sigue siendo el principal atractivo de la compañía.

En este set de cuatro CD, presentamos cuatro conciertos en directo –y previamente inéditos– de cuatro artistas diferentes, grabados entre 1968 y 1978, un período especialmente interesante para el jazz en Europa. El primer CD es una actuación en vivo de 1968 del saxofón alto Pony Poindexter, acompañado por Benny Bailey a la trompeta. El segundo es un concierto de 1975 de un quinteto liderado por el trombonista Frank Rosolino –que murió trágicamente solo tres años más tarde–. El tercer CD se compone de un concierto de 1972 del pianista austríaco Fritz Pauer, con Erich Bachtraegl y Joe Harris a la batería y Jimmy Woode al bajo. Todas estas tres sesiones tuvieron lugar en el club propio de Enja e Munich, Domicile. El último CD, probablemente la joya de este set, es un concierto de 1978 del cuarteto de Art Farmer en el Luitpold Halle de Rosenheim, con Gerd Francesconi al piano, Günter Lenz al bajo y Billie Brooks a la batería.

Todos estos nombres son sinónimo de calidad. Además, ninguna de las cuatro actuaciones en vivo se había publicado aún. Y los cuatro CD se han remasterizado a partir de las cintas originales, por lo que presentan una excelente calidad de sonido. Una joya.

1497255320

CUATRO JOYAS INÉDITAS DE LOS PRIMEROS TIEMPOS DE ENJA

¿Qué tal un poco de Enja? Para precisar más, ¿qué tal de algunas grabaciones en vivo inéditas y tempranas –pero a la vez nuevas–, de Enja? Eso es exactamente lo que os proponemos ahora, una joya para todos los coleccionistas y amantes de este emblemático sello alemán.


Click here

Enja Records empezó a andar en Munich en 1971, y desde entonces el sello se ha ganado un merecido prestigio con un enorme y ecléctico catálogo. En sus primeros años, publicando a algunos de los más interesantes músicos estadounidenses en Europa, como Archie Shepp, Ben Webster o Mal Waldron, junto a muchos artistas europeos y japoneses. Y recientemente la marca se ha abierto a otros territorios más allá del jazz, aunque el jazz sigue siendo el principal atractivo de la compañía.

En este set de cuatro CD, presentamos cuatro conciertos en directo –y previamente inéditos– de cuatro artistas diferentes, grabados entre 1968 y 1978, un período especialmente interesante para el jazz en Europa. El primer CD es una actuación en vivo de 1968 del saxofón alto Pony Poindexter, acompañado por Benny Bailey a la trompeta. El segundo es un concierto de 1975 de un quinteto liderado por el trombonista Frank Rosolino –que murió trágicamente solo tres años más tarde–. El tercer CD se compone de un concierto de 1972 del pianista austríaco Fritz Pauer, con Erich Bachtraegl y Joe Harris a la batería y Jimmy Woode al bajo. Todas estas tres sesiones tuvieron lugar en el club propio de Enja e Munich, Domicile. El último CD, probablemente la joya de este set, es un concierto de 1978 del cuarteto de Art Farmer en el Luitpold Halle de Rosenheim, con Gerd Francesconi al piano, Günter Lenz al bajo y Billie Brooks a la batería.

Todos estos nombres son sinónimo de calidad. Además, ninguna de las cuatro actuaciones en vivo se había publicado aún. Y los cuatro CD se han remasterizado a partir de las cintas originales, por lo que presentan una excelente calidad de sonido. Una joya.

1497255320

CUATRO JOYAS INÉDITAS DE LOS PRIMEROS TIEMPOS DE ENJA

¿Qué tal un poco de Enja? Para precisar más, ¿qué tal de algunas grabaciones en vivo inéditas y tempranas –pero a la vez nuevas–, de Enja? Eso es exactamente lo que os proponemos ahora, una joya para todos los coleccionistas y amantes de este emblemático sello alemán.


Click here

Enja Records empezó a andar en Munich en 1971, y desde entonces el sello se ha ganado un merecido prestigio con un enorme y ecléctico catálogo. En sus primeros años, publicando a algunos de los más interesantes músicos estadounidenses en Europa, como Archie Shepp, Ben Webster o Mal Waldron, junto a muchos artistas europeos y japoneses. Y recientemente la marca se ha abierto a otros territorios más allá del jazz, aunque el jazz sigue siendo el principal atractivo de la compañía.

En este set de cuatro CD, presentamos cuatro conciertos en directo –y previamente inéditos– de cuatro artistas diferentes, grabados entre 1968 y 1978, un período especialmente interesante para el jazz en Europa. El primer CD es una actuación en vivo de 1968 del saxofón alto Pony Poindexter, acompañado por Benny Bailey a la trompeta. El segundo es un concierto de 1975 de un quinteto liderado por el trombonista Frank Rosolino –que murió trágicamente solo tres años más tarde–. El tercer CD se compone de un concierto de 1972 del pianista austríaco Fritz Pauer, con Erich Bachtraegl y Joe Harris a la batería y Jimmy Woode al bajo. Todas estas tres sesiones tuvieron lugar en el club propio de Enja e Munich, Domicile. El último CD, probablemente la joya de este set, es un concierto de 1978 del cuarteto de Art Farmer en el Luitpold Halle de Rosenheim, con Gerd Francesconi al piano, Günter Lenz al bajo y Billie Brooks a la batería.

Todos estos nombres son sinónimo de calidad. Además, ninguna de las cuatro actuaciones en vivo se había publicado aún. Y los cuatro CD se han remasterizado a partir de las cintas originales, por lo que presentan una excelente calidad de sonido. Una joya.

1496730300

NAT KING COLE AL PIANO

No todo el mundo sabe que Nat King Cole era un excelente pianista. Por supuesto que era un gran vocalista, y su carrera como cantante oscureció su labor ante las 88 teclas. Pero no la oscureció totalmente, y no para siempre.


Click here

Este álbum presenta, por primera vez, el concierto completo del Nat King Cole Trio en Zurich en 1950. Un concierto que hasta ahora se había publicado sólo parcialmente, en Italia, y que hoy en día es casi imposible de encontrar. Pero el álbum destaca también porque Nat actúa primariamente como pianista. En realidad, canta en solo tres de los 15 temas del disco.

El concierto, de hecho, fue una de las últimas ocasiones para disfrutar de esta faceta menos conocido de Nat King Cole: su incipiente carrera como pianista se detuvo poco después, a medida que su éxito creciente como cantante lo fue apartando de las teclas durante la década de 1950.

1496390320

UN LOUIS ARMSTRONG INÉDITO, DE SUS ARCHIVOS PERSONALES

Un disco inédito de Satchmo? En 2017? Sí, tal cosa es posible. Se llama 'The Standard Oil Sessions'. Y te está esperando en nuestra tienda.


Click here

El álbum tiene una historia muy particular. Se grabó en 1950 para un programa de radio patrocinado por la Standard Oil Company, 'Musical Map of America'. Ese episodio concreto tenía que dedicarse a los sonidos de Nueva Orleans, con Louis Armstrong, Jack Teagarden y Earl Hines como intérpretes. Pero el programa nunca se radió, por razones desconocidas. Y Louis Armstrong recibió las grabaciones físicas de las sesiones.

Los discos pasaron a engrosar la colección personales de Armstrong, y permanecían olvidados -o sea, en perfectas condiciones- hasta ahora. Pero esto no es el final, sólo el principio: 'The Standard Oil Sessions' es únicamente el primero de una serie de discos inéditos de Louis Armstrong, la mayoría de ellos parte de la Louis Armstrong Collection en el Queens College de Nueva York, que Dot Com Records planea publicar en los próximos dos años.

Además de su valor histórico, esta joya incluye dos bonus tracks más que interesantes: dos tomas de los ensayos de 'Do You Know What It Means to Miss New Orleans?', cuya versión final abre de hecho el álbum.

1496076306

ART BLAKEY, CANTIDAD Y CALIDAD

Lo bueno no siempre es dos veces bueno si breve. Y es que dos palabras definen la discografía de Art Blakey, con o sus Jazz Messengers. La primera, calidad. La segunda, cantidad.

Blakey dejó un legado de casi un centenar de álbumes, la immensa mayoría como Art Blakey & The Jazz Messengers, a razón de varios por año. Una inmensa lista en la que no es sencillo destacar algunos hitos. Aunque puede intentarse, a riesgo de ser –necesariamente– parciales.

Empecemos por su megaclásico 'Moanin'', del que ya hablamos hace pocos días, con el estándard que le da nombre a la cabeza. Un álbum de 1958 de la que para algunos es la mejor formación que tuvieron los Jazz Messengers en sus cuatro décadas diferentes de carrera, con el piano de Bobby Timmons y el saxo de Benny Golson como miembros destacados.


Click here

Tampoco podemos dejar de señalar su 'The Big Beat'. Una grabación de 1960 para Blue Note que recoge máximas puntuaciones en todos los medios especializados, y que se abre con una memorable 'The Chess Players', que resume el característico estilo de la banda y la no menos característica energía de Blakey a la batería.


Click here

Y, si hablamos de Blue Note, no hay que olvidarse de 'The Freedom Rider', de 1961, con la banda ya más que rodada tras varios años de gran productividad. Y que incluye el alucinante tema solo de batería que da nombre al disco, para lucimiento del propio Blakey, que por algo era el líder.


Click here

Por último, acabamos con un recopilatorio. 'The Complete Columbia And RCA Recordings', una caja de ocho CD's que incluye clásicos difíciles de encontrar de los primeros años de la banda, en la década de los 50. Como su álbum de debut, 'The Jazz Messengers', o los magníficos 'Hard Bop' y 'A Night In Tunisia'.


Click here

1496076306

ART BLAKEY, CANTIDAD Y CALIDAD

Lo bueno no siempre es dos veces bueno si breve. Y es que dos palabras definen la discografía de Art Blakey, con o sus Jazz Messengers. La primera, calidad. La segunda, cantidad.

Blakey dejó un legado de casi un centenar de álbumes, la immensa mayoría como Art Blakey & The Jazz Messengers, a razón de varios por año. Una inmensa lista en la que no es sencillo destacar algunos hitos. Aunque puede intentarse, a riesgo de ser –necesariamente– parciales.

Empecemos por su megaclásico 'Moanin'', del que ya hablamos hace pocos días, con el estándard que le da nombre a la cabeza. Un álbum de 1958 de la que para algunos es la mejor formación que tuvieron los Jazz Messengers en sus cuatro décadas diferentes de carrera, con el piano de Bobby Timmons y el saxo de Benny Golson como miembros destacados.


Click here

Tampoco podemos dejar de señalar su 'The Big Beat'. Una grabación de 1960 para Blue Note que recoge máximas puntuaciones en todos los medios especializados, y que se abre con una memorable 'The Chess Players', que resume el característico estilo de la banda y la no menos característica energía de Blakey a la batería.


Click here

Y, si hablamos de Blue Note, no hay que olvidarse de 'The Freedom Rider', de 1961, con la banda ya más que rodada tras varios años de gran productividad. Y que incluye el alucinante tema solo de batería que da nombre al disco, para lucimiento del propio Blakey, que por algo era el líder.


Click here

Por último, acabamos con un recopilatorio. 'The Complete Columbia And RCA Recordings', una caja de ocho CD's que incluye clásicos difíciles de encontrar de los primeros años de la banda, en la década de los 50. Como su álbum de debut, 'The Jazz Messengers', o los magníficos 'Hard Bop' y 'A Night In Tunisia'.


Click here

1496076306

ART BLAKEY, CANTIDAD Y CALIDAD

Lo bueno no siempre es dos veces bueno si breve. Y es que dos palabras definen la discografía de Art Blakey, con o sus Jazz Messengers. La primera, calidad. La segunda, cantidad.

Blakey dejó un legado de casi un centenar de álbumes, la immensa mayoría como Art Blakey & The Jazz Messengers, a razón de varios por año. Una inmensa lista en la que no es sencillo destacar algunos hitos. Aunque puede intentarse, a riesgo de ser –necesariamente– parciales.

Empecemos por su megaclásico 'Moanin'', del que ya hablamos hace pocos días, con el estándard que le da nombre a la cabeza. Un álbum de 1958 de la que para algunos es la mejor formación que tuvieron los Jazz Messengers en sus cuatro décadas diferentes de carrera, con el piano de Bobby Timmons y el saxo de Benny Golson como miembros destacados.


Click here

Tampoco podemos dejar de señalar su 'The Big Beat'. Una grabación de 1960 para Blue Note que recoge máximas puntuaciones en todos los medios especializados, y que se abre con una memorable 'The Chess Players', que resume el característico estilo de la banda y la no menos característica energía de Blakey a la batería.


Click here

Y, si hablamos de Blue Note, no hay que olvidarse de 'The Freedom Rider', de 1961, con la banda ya más que rodada tras varios años de gran productividad. Y que incluye el alucinante tema solo de batería que da nombre al disco, para lucimiento del propio Blakey, que por algo era el líder.


Click here

Por último, acabamos con un recopilatorio. 'The Complete Columbia And RCA Recordings', una caja de ocho CD's que incluye clásicos difíciles de encontrar de los primeros años de la banda, en la década de los 50. Como su álbum de debut, 'The Jazz Messengers', o los magníficos 'Hard Bop' y 'A Night In Tunisia'.


Click here

1495698455

THE JAZZ MESSENGERS, TODA UNA INSTITUCIÓN

Trompeta, saxo, bajo, piano y batería. Con esta canónica formación, Art Blakey And The Jazz Messengers sentaron cátedra en 1958 con el álbum 'Moanin''. Una referencia indiscutible del hard bop, donde destaca la canción homónima, convertida hoy ya en todo un estándard, con un fraseo inicial de los más reconocibles en la historia del jazz.


Click here

La influencia de los Jazz Messengers, por supuesto, no se limita a esta grabación. Su legado es doble o triple. Por una parte, una cincuentena de álbumes de estudio, más otros tantos a partir de sesiones en directo. Por otra, la banda se convirtió a partir de los 60 en obligada referencia del hard bop 'tradicional' para quienes nunca comulgaron con la experimentación del avant-garde el free jazz o las fusiones de todo tipo. Y, finalmente, la formación sirvió de inagotable cantera musical a lo largo de casi cuatro décadas.

Lee Morgan, Bobby Timmons, Curtis Fuller, Cedar Walton o Wayne Shorter. Todos ellos nacieron al menos tres lustros después que Blakey, y todos ellos se convirtieron en prominentes músicos al calor de los Jazz Messengers. Gracias a la filosofía del propio Blakey, que ya en 1954 proclamó su intención de reclutar fundamentalmente jóvenes para su banda, y reemplazarlos periódicamente. Porque rodearse de jóvenes talentos "mantiene la mente activa", dijo.

Una filosofía que siguió a rajatabla en años posteriores, con aún más diferencia de edad respecto a sus músicos. Así, por los Jazz Messengers pasaron nombres como Keith Jarret, Chick Corea o los hermanos Wynton y Bradford Marsalis, entre muchísimos otros que luego destacaron como líderes de sus propias bandas. Todo ello, a lo largo de cuatro décadas diferentes, hasta el álbum final 'One For All', de 1990, grabado apenas unos meses antes de la muerte de Blakey.

1495433700

ART BLAKEY AND THE JAZZ MESSENGERS, LA BANDA

Es uno de los principales baterías de la historia del jazz. Y una de las formaciones más características del hard bop. Y una inagotable cantera de músicos. Todo en uno. Con estas pistas, ya lo habréis adivinado, solo nos podemos referir a Art Blakey and The Jazz Messengers.


Click here

Blakey, nacido en 1919 en Pittsburgh –cuna de otros grandes músicos, como el recientemente desaparecido Horace Parlan o George Benson–, tuvo una infancia y adolescencia no especialmente sencilla, y una vida personal posterior también bastante movida, incluyendo cuatro esposas y 10 hijos, abusos de drogas y alcohol, y una desmedida afición a la nicotina.

Igual de agitada, pero en el buen sentido, fue su carrera musical, enrolándose en las bandas de Fletcher Henderson, o Billey Eckestine, y tocando para grandes como Miles Davis, Charlie Parker, Dizzy Gillespie o Thelonius Monk. Además de una pionera estancia de dos años en África, de donde volvió con nuevos sonidos –o viejos, porque en el fondo se trataba de un viaje a las raíces–. Hasta que llegaron los Jazz Messengers, su formación estrella, que lideró desde mediados de los 50 hasta el día de su muerte, en 1990, y que dejó una inabarcable impronta musical. Incluyendo un megaclásico como Moanin'.


Click here

1495173600

JOYAS DE STEEPLECHASE #3:
TETE MONTOLIU. TETE!

Tete Montoliu, que fue durante una temporada residente en mítico el Jazzhus Montmartre de Copenhague, grabó algunos de sus más importantes discos en el sello danés Steeplechase. Incluyendo la que muchos consideran su obra maestra, este 'Tete!' en el que el gran pianista catalán reinterpreta en su vigoroso estilo media docena de famosísimos standards.

Un clásico inestimable, con el que acabamos nuestra pequeña (y muy personal) selección de joyas de Steeplechase. Y que destacamos no solo porque Tete fuera vecino nuestro en Barcelona y cliente habitual en la tienda, sino porque es uno de nuestros preferidos de entre las casi mil referencias del sello danés –todas ellas, disponibles en Jazz Messengers–.


Click here

1495173600

JOYAS DE STEEPLECHASE #3:
TETE MONTOLIU. TETE!

Tete Montoliu, que fue durante una temporada residente en mítico el Jazzhus Montmartre de Copenhague, grabó algunos de sus más importantes discos en el sello danés Steeplechase. Incluyendo la que muchos consideran su obra maestra, este 'Tete!' en el que el gran pianista catalán reinterpreta en su vigoroso estilo media docena de famosísimos standards.

Un clásico inestimable, con el que acabamos nuestra pequeña (y muy personal) selección de joyas de Steeplechase. Y que destacamos no solo porque Tete fuera vecino nuestro en Barcelona y cliente habitual en la tienda, sino porque es uno de nuestros preferidos de entre las casi mil referencias del sello danés –todas ellas, disponibles en Jazz Messengers–.


Click here

1495000800

JOYAS DE STEEPLECHASE #2:
ARCHIE SHEPP & HORACE PARLAN. GOIN' HOME

El saxofonista Archie Shepp y el pianista Horace Parlan –fallecido recientemente–, además de ser grandes amigos, grabaron dos duetos memorables para Steeplechase en la década de 1970. Y el más memorable es probablemente este 'Goin' Home', en el que ambos revisitan clásicos espirituales afroamericanos con una visión vanguardista.

Un álbum reverenciado entonces por la crítica, la de entonces y la de ahora, y que, encima, es uno de nuestros favoritos de entre todo el vasto catálogo de Steeplechase –disponible íntegramente en nuestra tienda–


Click here

1495000800

JOYAS DE STEEPLECHASE #2:
ARCHIE SHEPP & HORACE PARLAN. GOIN' HOME

El saxofonista Archie Shepp y el pianista Horace Parlan –fallecido recientemente–, además de ser grandes amigos, grabaron dos duetos memorables para Steeplechase en la década de 1970. Y el más memorable es probablemente este 'Goin' Home', en el que ambos revisitan clásicos espirituales afroamericanos con una visión vanguardista.

Un álbum reverenciado entonces por la crítica, la de entonces y la de ahora, y que, encima, es uno de nuestros favoritos de entre todo el vasto catálogo de Steeplechase –disponible íntegramente en nuestra tienda–


Click here

1494828000

JOYAS DE STEEPLECHASE #1:
CHET BAKER. THE TOUCH OF YOUR LIPS

De entre las muchas joyas del sello danés independiente Steeplechase –del cual en Jazz Messengers disponemos de su catálogo íntegro–, y como elección muy personal, queremos destacar hoy esta maravilla.

Grabado en un glorioso 1979 en el que el trompetista de la voz de seda editó seis discos para el sello, 'The Touch Of Your Lips' incluye la deliciosa balada que da nombre al álbum, una de las más representativas del repertorio de Baker. Y también otras gemas como 'I Waited for you' o 'Autumn In New York'.


Click here

1494828000

JOYAS DE STEEPLECHASE #1:
CHET BAKER. THE TOUCH OF YOUR LIPS

De entre las muchas joyas del sello danés independiente Steeplechase –del cual en Jazz Messengers disponemos de su catálogo íntegro–, y como elección muy personal, queremos destacar hoy esta maravilla.

Grabado en un glorioso 1979 en el que el trompetista de la voz de seda editó seis discos para el sello, 'The Touch Of Your Lips' incluye la deliciosa balada que da nombre al álbum, una de las más representativas del repertorio de Baker. Y también otras gemas como 'I Waited for you' o 'Autumn In New York'.


Click here

1494828000

JOYAS DE STEEPLECHASE #1:
CHET BAKER. THE TOUCH OF YOUR LIPS

De entre las muchas joyas del sello danés independiente Steeplechase –del cual en Jazz Messengers disponemos de su catálogo íntegro–, y como elección muy personal, queremos destacar hoy esta maravilla.

Grabado en un glorioso 1979 en el que el trompetista de la voz de seda editó seis discos para el sello, 'The Touch Of Your Lips' incluye la deliciosa balada que da nombre al álbum, una de las más representativas del repertorio de Baker. Y también otras gemas como 'I Waited for you' o 'Autumn In New York'.


Click here

1494828000

JOYAS DE STEEPLECHASE #1:
CHET BAKER. THE TOUCH OF YOUR LIPS

De entre las muchas joyas del sello danés independiente Steeplechase –del cual en Jazz Messengers disponemos de su catálogo íntegro–, y como elección muy personal, queremos destacar hoy esta maravilla.

Grabado en un glorioso 1979 en el que el trompetista de la voz de seda editó seis discos para el sello, 'The Touch Of Your Lips' incluye la deliciosa balada que da nombre al álbum, una de las más representativas del repertorio de Baker. Y también otras gemas como 'I Waited for you' o 'Autumn In New York'.


Click here

1494232413

STEEPLECHASE, CALIDAD NÓRDICA

No es necesario ser una gran discográfica made in USA para convertirse en alguien respetado e influyente en el mundo del jazz. Y si no, ahí está el caso de Steeplechase, el sello independiente danés que lleva ya 45 años dando lecciones de calidad urbi et orbe. Y del que en Jazz Messengers tenemos su catálogo íntegro.


Click here

Todo empezó a principios de los 70, cuando el alma mater de Steeplechase, Nils Winther, entonces un joven estudiante, se pasaba las noches en el mítico Jazzhus Montmartre de Copenhague. Una ciudad, entonces –y ahora–, con una vivísima escena jazzística, tanto por la abundancia de buenos músicos locales como por la presencia constante de expatriados norteamericanos de la talla de Dexter Gordon, Stan Getz, Ben Webster, Kenny Drew o el recientemente fallecido Horace Parlan.

De manera casi casual –y gracias al contacto de Drew–, Winther grabó en su sala preferida un concierto del saxofonista Jackie McLean. Que, mientras Winther tiraba de una beca universitaria y de exprimir las jornadas –en Steeplechase y en la universidad– se convertiría en 'Live at Montmartre', el primero de los más de 900 álbumes editados por el sello danés.

El despegue definitivo de Steeplechase se produjo poco después. En parte, por la habilidad de Winther para fichar a grandes talentos que se habían quedado sin contrato en discográficas mayores como Blue Note. Y en parte, por el tirón de los jazzmen establecidos o de paso por Dinamarca que supo atraer a sus filas. Así, los Gordon, Webster o Drew grabaron para él en los 70 una serie de álbumes que cimentaron el prestigio del sello, que en los años siguientes se convirtió en la segunda –o primera– casa de gente como Duke Jordan, Lee Konitz o Andrew Hill, entre otros muchos.

En Jazz Messengers estamos orgullosos de disponer del catálogo completo del sello danés. Casi un millar de referencias muy diversas, pero que tienen un rasgo en común: la calidad. Calidad musical, por supuesto, pero también física, muchos de ellos en vinilo de 180 gramos y con cuidadas carpetas. El próximo día presentaremos una breve -y muy personal- selección de algunas de estas maravillas.

1493879400

AVISHAI COHEN, UN TROMPETISTA A UNA BARBA PEGADO

Es, sin duda alguna, la barba más característica del jazz actual. Hablamos del trompetista –y es pertinente precisarlo– Avishai Cohen Music, que dejó su Israel natal para comerse el mundo a lomos de su instrumento. Y a hombros de gigantes.


Click here

Sobre todo, de un gigante en particular. Y es que Avishai Cohen siempre se ha declarado deudor de Miles Davis. Y, salvando las lógicas distancias, bastante de Miles se aprecia en el músico israelí. Cohen ejecuta –y compone– un jazz a ratos cerebral e intelectual, a ratos cálido y emocional, y a otros ratos, todo a la vez. Todo ello, en su propio estilo relajado, huyendo de exhibiciones pulmonares y –pese a su depurada técnica– de todo lo que se parezca a alardes de virtuosismo.

La compleja simplicidad del jazz de Avishai Cohen se potencia con un look sencillamente insuperable, que a su barba hipster con reminiscencias hasídicas añade profusión de pulseras, anillos y tocados diversos. Unos poderosos ingredientes que Cohen ha desarrollado a través de una inteligente carrera, alternando sus álbumes y giras como líder con participaciones en el interesante SFJAZZ Collective, en el peculiar trío de trompetas Tea for 3 –con el muy creativo Dave Douglas y con Enrico Rava–, y hasta con su propia familia.

COHEN, COHEN, COHEN (Y COHEN)

Y es que el apellido Cohen es algo en el jazz israelíl. Además de Avishai, sus hermanos Yuval, al saxofón, y Anat, al clarinete, son también músicos destacados, y los tres han grabado y tocado con el –evidente– nombre de 3 Cohens, en la que es –con permiso de los muchos Marsalis– una de las asociaciones familiares más productivas del jazz actual. Una saga de la que no forma parte otro gran jazzman israelí de nombre también Avishai Cohen, bajista, rasurado y sin lazos familiares con nuestro protagonista de hoy. De hecho, se dice que para diferenciarse, el Cohen barbado –más joven– eligió un muy identificativo título para su primer álbum en solitario: 'The Trumpet Player'.

Un álbum destacable, pero nosotros vamos a destacar otro. El último, 'Into the Silence', un doble LP grabado el año pasado para el sello ECM, en el que Cohen hace gala de su sensibilidad en seis temas que giran alrededor de los últimos días de su padre. Un disco minimalista, lleno de sordina y de exquisitos diálogos trompeta-saxo, que ha sido unánimemente aclamado por la crítica internacional. Que sirva de muestra el megapiropo que le lanzó el critico del NY Times Ben Ratliff: "Como Davis, Cohen sabe hacer de la trompeta un vehículo para proferir los más conmovedores gritos humanos".


Click here

1493705400

ELLA FITZGERALD EN SU MEJOR MOMENTO

La Primera Dama de la Canción estaba en su mejor momento a finales de los 50 y principios de los 60. Acababa de publicar un par de discos icónicos junto a Louis Armstrong, 'Ella & Louis' y 'Porgy & Bess', y su edad y trayectoria le daban una perfecta combinación de energía y experiencia.

En ese momento, Ella Fitzgerald era respetada y querida en todo el mundo, como una de las mayores estrellas del jazz vocal. Pero el público holandés tenía un 'feeling' especial por ella. Se presentó primero en Ámsterdam en 1957, con el espectáculo itinerante Jazz at the Philharmonic, –una idea de Norman Granz que sacó el jazz de los clubes para llevarlo a un público masivo, presentando a estrellas como la propia Ella, Charlie Parker, Dizzy Gillespie y muchos otros–.

Ella, acompañada por Don Abney al piano, Herb Ellis a la guitarra, Ray Brown al bajo y Jo Jones a la batería, encantó a su audiencia –incluyendo a la audiencia que la vio desde su casa, porque el concierto fue retransmitido por la televisión holandesa– con su mágica voz, con sus bromas sobre Elvis Presley y con referencias a un restaurante de la ciudad.

Un gran evento y un gran éxito. Así que Ella volvió tres años después al mismo escenario del Concertgebouw, otra vez como una estrella y otra vez con el mismo éxito, esta vez con Paul Smith (piano), Jim Hall (guitarra), Wilfred Middlebrook (bajo) y Gus Johnson (batería) .


Click here

Dos conciertos históricos. Y ambos están incluidos en este magnífico CD en edición digipack. 73 minutos y 21 canciones de Ella, incluyendo 'Mack the Knife' –la cantó por primera vez en su segunda visita a Ámsterdam– y la magnífica 'S Wonderful' que da nombre al álbum. Un lujo. Y una excelente manera de celebrar el centenario del nacimiento de Ella.

1493106919

100 AÑOS DE ELLA

Reina del Jazz. Primera Dama de la Canción. Lady Ella. Estos son los nombres que se ganó una de las más grandes entre las grandes en la historia del jazz. Ella Fitzgerald, una mujer pobre negra que nació exactamente hace un siglo.


Click here

Al decir pobre, lo decimos literalmente. Ella nació el 25 de abril de 1917 en Virginia, de una pareja soltera. Fue criada por su madre y su padrastro –que, según algunos biógrafos, podría haber abusado de ella–-. Tuvo que cambiar varias veces de escuela, trabajó vigilando para un burdel, fue a parar a un orfanato y a un reformatorio, e incluso sobrevivió un par de años como 'homeless', cantando por las calles de Nueva York por unas monedas.

No se trata exactamente de una infancia pacífica. Pero todo empezó a cambiar a la edad de 17 años, cuando Ella debutó como cantante en un concurso para aficionados en Harlem, en el Apollo Theather. Obviamente, ganó. Y poco después Chick Webb la reclutó para su banda, que fue renombrada como 'Ella Fitzgerald y su Orquesta' cuando este murió.

Desde entonces, Ella fue considerada a menudo como la mejor entre las cantantes femeninas de jazz. Y estamos hablando de una época llena de grandes vocalistas, pero Ella destacó por el don de su calidad vocal y su amplio registro. Fue la primera mujer afroamericana en ganar un Grammy, en 1958. Y luego ganó otros 12 y vendió 40 millones de álbumes, en una exitosa carrera que se extendió por décadas y produjo toneladas de discos.

Ella nació como una mujer pobre negra en el sur profundo, pero murió como una estrella universalmente reconocida y respetada en Beverly Hills, a la edad de 79 años. A veces los dioses de jazz son dulces con sus artistas.